• I.R.LIR

Control social durante la Pandemia.

¡Jóvenes alerta!, así se manejan algunos en el poder durante 2020-21



“¡Pero sólo se trata de un ‘rato’ más, hasta que llegue la vacuna!”, declara la jefa de gobierno de la ciudad a los periodistas de la radio y diferentes medios de comunicación. Sin embargo, las propias autoridades sanitarias han explicado que el proceso de vacunación tardará meses y que sólo concluirá plenamente hasta el mes de marzo de 2022. ¿Eso es un “rato” más?. Tómese en cuenta de que, hasta ahora, las clases, el desarrollo intelectual y la cultura están detenidas. Eso significa, probablemente, que los que más sufrirán por un periodo prolongado las consecuencias de las medidas para combatir la pandemia de Covid-19 serán los niños, jóvenes y adolescentes, ¡justo los que menos se contagian y menos contagian a los demás! Ellos serán (son) los más afectados de todos los sectores poblacionales, los que quedarán con peores secuelas psicológicas, emocionales, económicas y sociales en todos los niveles.


Por más que así lo imagine Bill Gates y todos los promotores de las tecnologías virtuales y digitales, la vida humana exige socialización directa, presencial; la requerimos, la necesitamos. Y se puede dar de manera natural y legal, o bien clandestina e ilegal. Pero se va a dar.


Nosotros en Eco Calling, promovemos la vida y la fuerza de cada individuo en beneficio de la evolución. En el caso del COVID-19, consideramos qué hay ciertos procesos y métodos naturales por los cuales el ser humano puede ser inmune a este virus y muchos más. Es por eso que nuestros miembros más cercanos gozan de excelente salud. Pero volviendo al tema central: socializar, convivir, festejar, entablar amistades, salir a pasear, etc., son necesidades de primer nivel para la salud mental y física de las personas. Se pueden disminuir o postergar por un momento, pero no para siempre, ni siquiera por lapsos más o menos prolongados. Eso es algo que va a suceder, y está más allá de la voluntad de las personas. Los jóvenes no tienen la culpa de lo que sucede.


¿Entonces quién tiene la culpa?

De principio, nadie, porque nadie generó el virus ni lo propagó conscientemente. El problema es que, tal como se ha enfrentado esta situación, los gobiernos mundiales (en esa inercia ideológica indetenible que se propagó por todo el orbe a la par del virus) son responsables de crear una dinámica de terror, culpa y confinamientos que han generado más daños de los deseables; que ha puesto a la economía mundial en un estado de control y, junto con ella, a toda la clase trabajadora. Porque si bien la economía mundial es una economía capitalista, movida por el lucro y el interés privado de las empresas, está “montada” sobre la economía y la vida real de la mayoría de la gente. Hablamos de un sector maduro que pertenece al sistema desde finales de 1990, muy a diferencia de los jóvenes de 2020, de entre 12 y 30 años, que representan otra economía independiente y libre de desarrollarse a su favor y consciencia.


Imaginémoslo, si el sector capitalista actual detiene o paraliza, la economía de todos se vera cambiada para bien o para mal. El precio a pagar de estos episodios y decisiones históricos siempre es el bienestar de los que menos tienen. Ahora bien, si la dinámica actual de la economía y la tendencia inevitable a la socialización son imparables y hacen inútil cualquier llamado a la “conciencia” ciudadana para que las personas se confinen voluntariamente por un largo plazo, hay algunas posibilidades a considerar:

1) La salida autoritaria. Esto significa: imponer un confinamiento obligatorio, con toques de queda, multas, penas de cárcel y policías o militares en las calles. Declarar un estado de emergencia permanente y suspender abiertamente las garantías individuales. Eso sería drástico, pero, por lo menos, más sincero y directo. Eso es lo que se ha hecho en Europa. En México, algunos gobernadores han dado pasos en esa dirección al decretar el uso obligatorio del cubrebocas en todos los espacios públicos dentro de sus estados. Sin embargo, el gobierno federal, teniendo conciencia de que una decisión de ese tipo corresponde a una mentalidad conservadora, represiva y reaccionaria de cierto perfil partidista, ha llamado a no caer en la tentación autoritaria.


El secretario de salud y el presidente mexicano se resisten a caer en practicas que violen las garantias individuales. No apoyan las multas ni los confinamientos obligatorios en la republica Mexicana.

2) Opcion dos, "Un ambio de enfoque". Una estrategia realista no puede centrarse en la disminución de los contagios ni el confinamiento autoritario. La segunda ola mundial de covid-19 ha demostrado que, durante este invierno, los contagios sólo irán en aumento, sin importar si todo el mundo usa o no cubrebocas.

En este momento, el uso mundial de cubrebocas es abrumador, casi absoluto, contaminante en extremo. No se puede comparar, de ninguna manera, con el inicio de la pandemia. Y aun así, los contagios son muchísimo más. Pero no las muertes. Una comparación sencilla, citando las cifras reportadas a finales de este mes en un reportaje por la Universidad Johns Hopkins, demuestran esto a nivel mundial: Mientras el 30 de abril el porcentaje de personas fallecidas por covid-19 (9,796) representó el 13.7 de las personas contagiadas (71,493) a nivel mundial, para el 15 de diciembre, esta cifra llegó apenas al 1.7% (personas fallecidas: 8,917; personas contagiadas: 496,156). La disminución es evidente y clara. Incluso en cifras absolutas el número de fallecimientos ha decrecido.

VAmos al ritmo de recuperacion mundial, cabe mencionar que Nueva Zelanda ya esta libre de pandemia, nuestra sugerencia en Mexico es controlar la intensidad de la alarma en la propaganda. El confinamiento debe ser voluntario. Poner en claro el papel del gobierno y su alcance en nuestras vidas es una prueba para nuestra nacion en esta década y esta pandemia nos pone a prueba.

Los jóvenes representan un sector amplio e independiente económicamente.

Fomentar la interacción de los sectores de la sociedad con el sistema capitalista debe ser tratado con cuidado y solo en beneficio de la evolución de la especie humana, pues, en tiempos futuros seguramente seguiremos siendo puestos a prueba por calamidades no humanas, lo que menos necesitamos son trampas internas. Amigos, estemos despiertos en la medida de lo posible, de momento sigamos cuidando la salubridad, los hogares, la alimentación y la mente, el espíritu, a nuestros amigos, el gran entretenimiento, la acción por la consciencia y la solidaridad.

Nos vemos pronto en los dark shows del Eco Calling Tour 202, que serán realizados bajo los lineamientos de la nueva realidad, en adaptación y combate al virus, todo mientras ganamos más terreno a la enfermedad.



No olviden comentar y retroalimentarnos con su punto de vista, solo así construiremos el mejor poder.




FIN DE NOTA