El futuro de la energía limpia.

La producción de metales de batería como grafito, litio y cobalto tendrá que aumentar en casi un 500% para el año 2050, esto con el motivo de satisfacer la creciente demanda de tecnologías de energía limpia.

Según un informe de Mayo, proveniente del Banco Mundial, se necesitarán más de 3 mil millones de toneladas de minerales y metales para desplegar energía eólica, solar y geotérmica, así como el almacenamiento de energía requerido para la transición a una economía baja en carbono.


Muchos de los minerales críticos utilizados para fabricar baterías para vehículos eléctricos se encuentran en países en desarrollo. Y uno de ellos es México.


Actualmente; El objetivo del Banco Mundial es ayudar a esas naciones a extraer esos productos de manera sostenible para evitar daños ecológicos importantes.

La extracción de la gran cantidad de productos clave que necesitará el mundo se considera el único camino para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. El acuerdo busca limitar el calentamiento global a 2° C o menos.

El informe Minerals for Climate Action dice que el mundo requerirá que las emisiones globales de carbono de los gases de efecto invernadero se reduzcan en un 50% para 2030 y a cero neto para 2050.

Los hallazgos Recientes del banco mundial confirman la premisa de un primer informe, publicado en 2017, que advirtió que cuanto más ambiciosos sean los objetivos climáticos, más minerales y metales serán necesarios.


Si bien las tecnologías de energías renovables y almacenamiento de energía requieren más minerales, la huella de carbono de su producción, desde la extracción hasta el uso final, representará solo el 6% de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por otros combustibles fósiles.


Figura 1. Proyección de demanda anual promedio de minerales hasta 2050. Fuente: Banco Mundial


El informe también pide más reciclaje y reutilización de minerales y señala que incluso si las tasas de reciclaje se incrementaran en minerales como el cobre y el aluminio en un 100%, el reciclaje y la reutilización aún no serían suficientes para satisfacer la demanda de tecnologías de energía renovable y almacenamiento de energía.


Algunos minerales, como el cobre y el molibdeno, se utilizarán en una variedad de tecnologías, mientras que otros, como el grafito y el litio, pueden ser necesarios solo para el almacenamiento de la batería.

Eso significa que cualquier cambio en el despliegue de tecnología de energía limpia podría tener consecuencias significativas en la demanda de ciertos minerales.


Por otro lado, en días recientes, el banco mundial advierte sobre las interrupciones que covid-19 está causando en los mercados mundiales y que los países en desarrollo que dependen de los minerales están perdiendo ingresos fiscales esenciales. A medida que sus economías comiencen a reabrir, señaló el banco, deberán fortalecer su compromiso con los principios de la minería climáticamente inteligente para mitigar los impactos negativos. Mexico no es la excepción segun declaraciones recientes del presidente de la República Andres Manuel Lopez Obrador, respecto a una normativa amable con el ambiente.

Figura 2. Demanda creciente para 2050. Fuente: Banco Mundial, 2019


"El Covid-19 podría representar un riesgo adicional para la minería sostenible, haciendo que el compromiso de los gobiernos y las empresas con las prácticas climáticamente inteligentes sea más importante que nunca", comenta I.R.Lir, vocero del Movimiento Ecologista Eco Calling.

"Este nuevo informe se basa en la experiencia de larga data del Banco Mundial para apoyar la transición de energía limpia y proporciona una herramienta basada en datos para comprender cómo este cambio afectará la futura demanda de minerales".


FIN DE NOTA